Sarah al-Amiri: la mujer que dirige la misión espacial de los Emiratos Árabes

Actualidad Noticias

En los últimos cinco años, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han tratado de ampliar los límites de la investigación científica y tecnológica en ese país.

En 2017, los EAU presentaron a su primer Ministro de Inteligencia Artificial, el primero de su tipo en el mundo, para encabezar los esfuerzos en materia de “machine learning” y otras tecnologías de vanguardia.

Ese año, también recurrieron a una joven ingeniera emiratí, Sarah al-Amiri, para dirigir el programa espacial del país, en un momento en que la región prestaba poca atención a lo que a menudo se describe como “la frontera final”.

“Somos un nuevo país que llega tarde a la competencia, en una perspectiva global”, dijo al-Amiri a la revista científica británica Nature, a principios de este mes. “Es natural que la gente piense que esto fue una locura”, agregó, refiriéndose a la misión de los EAU en Marte.

Aunque al-Amiri inicialmente comenzó a trabajar como ingeniera informática, más tarde se trasladó al campo de la tecnología espacial en el Instituto de Ciencia y Tecnología Avanzadas de los EAU, donde trabajó en los primeros satélites del país. Para ella, fue un sueño hecho realidad.

“Cuando era joven, a los 12 años, vi una imagen de la galaxia de Andrómeda, la galaxia más cercana a nuestra Vía Láctea”, dijo al-Amiri durante una charla TEDx 2017 en Dubai, y agregó que la imagen la empujó a aprender tanto como pudo acerca del espacio. “Me habían dicho que se trabajaba en el sector espacial, y yo tenía un sueño, así que ambas cosas coincidían”.

A partir de ahí, fue nombrada jefa del Consejo de Ciencias de los Emiratos en 2016 y un año después, el gobierno la seleccionó para dirigir el nuevo papel ministerial para el desarrollo de las ciencias avanzadas. Hoy, es subdirectora de proyectos y líder científica de la misión de Marte.

“La misión se llama ‘Esperanza’ porque estamos contribuyendo a la comprensión global de un planeta”, dijo. “Vamos más allá de la convulsión social que ahora se presenta en nuestra región, y nos convertimos en contribuyentes positivos a la ciencia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *