El regreso al mundo de los negocios pinta ‘muy negro’ para Trump

El regreso al mundo de los negocios pinta ‘muy negro’ para Trump

La reciente decisión de la ciudad de Nueva York de rescindir los contratos con la organización del aún presidente de EU refleja el rechazo que su figura despierta en una gran parte de ese país. El mismo día que se concretó un nuevo juicio político contra Donald Trump en Washington, el vestíbulo de su torre

La reciente decisión de la ciudad de Nueva York de rescindir los contratos con la organización del aún presidente de EU refleja el rechazo que su figura despierta en una gran parte de ese país.

El mismo día que se concretó un nuevo juicio político contra Donald Trump en Washington, el vestíbulo de su torre en el número 40 de Wall Street, en Nueva York, estaba casi en silencio. Pocos pasos mancharon el brillante mármol.

Pero en los ascensores oscuros y dorados, problemas se estaban agitando en una de las propiedades más valiosas del multimillonario. Dentro de una oficina de abogados, dos socios se habían enfrentado sobre si seguir pagando el alquiler a un propietario que alentó los disturbios mortales del Capitolio. En el piso 24, una organización sin fines de lucro que lucha contra la tuberculosis estaba explorando opciones para dejar el edificio, mientras que en el piso 7, las Girl Scouts estaban averiguando cómo romper su contrato de arrendamiento.

Y en el sótano, las antiguas puertas de las bóvedas de los bancos que pesaban más de 10 toneladas estaban abiertas de par en par. Allí, en un salón del club que Trump renovó, la noticia se transmitía en un televisor gigante a una audiencia de sillones vacíos justo cuando el Congreso votaba en su contra.

Así vive el imperio de Trump los últimos días de su presidencia.

La Organización Trump, dirigida por sus hijos Eric y Donald Jr., estaba luchando con las devastadoras consecuencias de la pandemia del COVID-19 incluso antes de que su padre incitara un ataque al Congreso. Los esfuerzos para vender su hotel en Washington fueron archivados, sus edificios de oficinas estaban perdiendo valor en medio de un exceso de espacio en Manhattan, y sus campos de golf ya enfrentaban la realidad de que las generaciones más jóvenes no están tan interesadas.

Trump valía cerca de 3 mil millones de dólares cuando asumió la Presidencia de Estados Unidos. A pesar de los altos precios de las acciones y sus propios recortes de impuestos, dejará el puesto siendo cerca de 500 millones de dólares más pobre, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

Sus edificios cargan con más de mil millones de dólares en deudas, la mayor parte vencerá en los próximos tres años y más de un tercio está garantizado personalmente. Refinanciar significaría encontrar prestamistas y corporaciones dispuestas a trabajar con el único presidente en la historia de EU con dos juicios políticos en su contra.

“Nunca le había pasado nada como esto”, declaró Barbara Res, quien fue ejecutiva en la compañía de Trump durante años. “¿Regresará? Mi instinto me dice que sí, porque siempre lo hace, pero no volverá igual».

Avenida desierta

Trump ya ha sobrevivido a bancarrotas corporativas, tiempos difíciles en Atlantic City, y los lanzamientos nada exitosos de Trump Steaks, Trump Vodka e incluso una aerolínea. El hombre que hizo de ‘Estados Unidos primero’ su eslogan ahora podría buscar verse obligado a buscar asociaciones y acuerdos de licencia en el extranjero.

Aun así, Deutsche Bank, su financista desde hace mucho tiempo, ya no lo apoyará. Signature Bank, donde su hija Ivanka sirvió una vez en la junta, está cerrando sus cuentas. Cushman & Wakefield, un corredor de 40 Wall Street, está cortando vínculos y PGA of America se mantiene al margen.

Los mayores éxitos de la fortuna de Trump están en Nueva York, el corazón de su imperio, donde el desarrollador nacido en Queens se convirtió en una estrella de los programas de telerrealidad antes de ingresar a la política.

Fuera de la Torre Trump, East 56th Street permanece bloqueada, un estacionamiento para una docena de SUV negros con placas del gobierno. El edificio está cerrado a los visitantes debido a la pandemia, por lo que el bar, la cafetería y la heladería de Trump están cerradas.

No es que haya turistas que quieran comprar un helado. La Quinta Avenida está casi desierta. Los escaparates vacíos se están multiplicando, y algunas boutiques operan ahora son solo para citas. Los alquileres han caído 32 por ciento desde un máximo de 2018, según la Junta de Bienes Raíces de Nueva York.

El cavernoso espacio de Trump en East 57th Street está actualmente subarrendado a la icónica joyería Tiffany’s, pero pronto se necesitará un nuevo inquilino.

Muy por encima, 148 metros cuadrados de ‘extravagancia trumpiana’ se vuelven más baratos.

El apartamento 55B, con pisos de lapislázuli azul y techos de medallón, está a la venta por 2.9 millones de dólares, aproximadamente 2.5 millones de dólares menos que hace cuatro años. No es un caso atípico. Los precios en el rascacielos han caído un tercio desde que Trump asumió el cargo, según muestran los datos de StreetEasy.

E incluso antes del ataque al Capitolio, su compañía estaba ofreciendo concesiones a algunos inquilinos en 40 Wall Street, según muestran los registros de los prestamistas. La deuda de 137 millones de dólares en la propiedad se agregó a las listas de vigilancia de prestamistas en noviembre después de que los ingresos netos cayeran por debajo de lo que esperaban los suscriptores cuando se emitió la deuda en 2015.

Rechazado por ‘su ciudad’

«No creo que su nombre vaya a generar una prima actualmente», consideró Warren A. Estis, socio fundador del bufete de abogados de bienes raíces Rosenberg & Estis y propietario de un penthouse en el piso 86 de la Trump World Tower cerca de las Naciones Unidas. Aún así, Estis señaló que no ha escuchado rumores de su junta de condominios sobre la eliminación del nombre de Trump del edificio.

«¿Qué hay en un nombre? Una rosa con cualquier otro nombre sigue siendo una rosa. Parece que Donald es muy resistente y espero que se recupere de esto», agregó.

La propia ciudad de Nueva York no quiere tener nada que ver con Trump. Los funcionarios planean poner fin a más de 17 millones de dólares en contratos con la empresa familiar del presidente, incluido un carrusel y dos pistas de patinaje sobre hielo en Central Park y un campo de golf del Bronx.

«La ciudad de Nueva York no tiene ningún derecho legal a rescindir nuestros contratos y si eligen hacerlo, le deberán a la Organización Trump más de 30 millones de dólares», dijo la compañía en un comunicado.

«Esto no es más que discriminación política, un intento de infringir la Primera Enmienda, y planeamos luchar enérgicamente», agregó.

Si bien los oficiales de policía mantenían al público fuera de la Torre Trump, incluida su Tienda Trump, también hubo malas noticias para los fanáticos que se conectaban en línea para comprar vasos de cerveza Trump por 55 dólares o una vela Trump por 80 dólares. Shopify se niega a dar servicio al sitio web, lo que ha dejado a los clientes con una advertencia de que su conexión no es privada y que «los atacantes podrían estar tratando de robar su información».

No hace mucho tiempo, la gran pregunta que se cernía sobre el regreso de Trump al mundo de los negocios era si el expresentador de telerrealidad haría una incursión en los medios conservadores, donde las promociones de productos y los acuerdos de licencia son innumerables. Ahora la conversación en los círculos financieros se centra en si puede defender su imperio existente. Tendrá que convencer a los prestamistas de que vale la pena correr riesgos y demostrarles a desarrolladores que su nombre conserva suficiente caché.

«La presidencia y el lenguaje racista, sexista y xenófobo de Donald han empañado la marca hasta tal punto que no tiene valor», afirmó Michael Cohen, su exabogado ahora convertido en crítico.

¿Llegará ‘Trump TV’?

Eric Trump restó importancia a tales afirmaciones en una entrevista con Associated Press esta semana, y culpó a la ‘cultura de cancelación’ por los recientes ataques al imperio familiar que, según él, no representaban una amenaza para las finanzas de la empresa. Su padre, señaló, todavía tiene ejércitos de fanáticos.

«Tienes un hombre que sería seguido hasta los confines de la Tierra por millones de estadounidenses», dijo.

Un ejecutivo de los medios conservadores que aún se muestra optimista sobre las perspectivas de Trump de crear un servicio de video por suscripción admitió que los eventos recientes pueden limitar las posibles plataformas, anunciantes y socios.

La Organización Trump también podría mirar al exterior.

Durante su presidencia, Trump se comprometió a que sus negocios no firmarían nuevos acuerdos en países extranjeros, pero continuó recaudando ingresos de acuerdos de licencia en Turquía, Filipinas e India. Su administración desarrolló vínculos estrechos en los Emiratos Árabes Unidos, donde anteriormente había hecho negocios, y Arabia Saudita, donde su empresa consideró proyectos antes de su ascenso a la presidencia.

adn9iVc
ADMINISTRATOR
PROFILE

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos